Estufas Rocket

Estufas Rocket (una forma 🙂 )

Recuerdo que mi primer contacto con las Rockets fue visual, en lo que era la Estación Permacultural de Mar del Plata, en el año 2011… una novedad para mí, que venía de armar salamandras con tachos y «disfrutar» de estufas hogar que me insumían ingentes cantidades de leña, cantidades que no valoraba porque desde chico fui leñador…
Pero ese contacto inicial no se formaliza hasta años después en que empecé a considerar los conceptos teóricos inherentes a las combustiones eficientes, tanto desde las desventajas de las estufas que conocía, como de las virtudes de las que iba conociendo, tales como la rusa del Inta, los calefactores de combustión secundaria con puertas vidriadas y, ahora sí, la Rocket.

Si bien los primeros ensayos fueron con las consabidas cocinas en L puestas en el exterior, pronto me animé a fabricar una con banco térmico y cámaras en J.
Anduvo bien… y después otra, y otra y… me gustó 🙂

Hoy disfruto de hacerla, compartirla y ver que más gente se anima a ella, le pierden el miedo a hacer una estufa que sólo pide que le respeten una cosa: El Principio…
Y no es mucho lo que hay que obervar para tener buenos resultados y experimentar variaciones de instalación que se amolden a los diversos ambientes que disponemos.

 

 

 

 

Unas de las inquietudes que tenía era hacer una estufa rocket e hibridizarla con un banco térmico como los que usa la rusa… Bueno, hace poco me di el gusto. En el espacio que quedaba en lo que fue una estufa hogar que nunca funcionó bien, pude instalar las cámaras de combustión y luego canalizar esos gases muy calientes hacia la torre hecha con ladrillos comunes de segunda calidad, para que el calor se almacene ahí y finalmente salir hacia la antigua chimenea del hogar.
Bueno, funciona y muy bien. Estamos todos felices, por mi lado como constructor y por el de mis Amigos que la disfrutan cada día con una casa templada y con un buen rendimiento de leña.
Seguiremos construyendo Rockets con sus variantes. Gracias a su versatilidad tienen mejoras que les aumentan la eficiencia en mucho. Y eso se va a notar cada vez más…
Por ello los animo a que experimenten la construcción de una estufa Rocket, respetando los principios básicos que aseguran su uso eficiente y que queda demostrado con estos efectos:
1) bajísima emanación de humos una vez alcanzado el régimen,
2) muy baja temperatura en la chimenea de salida, debido a que el calor producido por las combustiones en las cámaras se almacena en su gran mayoría en la masa del banco térmico,
3) inexistentes emanaciones de humo al ambiente,
4) muy baja cantidad de ceniza residual, sin restos de carbones sin quemar.
Si alguno de estos no se cumple, puede deberse a que la Rocket no es rocket, o que la forma de uso no contempla algunos pasos que requieren de técnica y paciencia.
Como circunstanciales desventajas podemos enumerar que:
1) a veces puede ser más difícil encenderla que una estufa de otro tipo,
2) que puede requerir el uso de leña más fina (casi siempre esto es ventaja),
3) que siempre requiere sí o sí el uso de leña seca…
4) que te podés convertir en fanático de Ella 🙂
Bueno, más allá de la broma, lo que sí es cierto es que es una buena solución para calefaccionar nuestras casas y hasta para calentar el agua sanitaria. Las posibilidades son infinitas y sus límites los ponen quienes emprendan su construcción con un espŕitu innovador.

Las bases que casi todos adquirimos para construir estas estufas las obtuvimos desde el libro de Ianto Evans «Rocket Mass Heaters…», traducido gentilmente por Conrado Tognetti de El Bolsón. El documento en pdf se puede descargar desde Aquí
Disfrutenló y no lo llamen al celular que figura al final porque cambió de número y lo usa una persona a la que desperté a media mañana de un sábado… Perdón 🙂
Bien, cualquier consulta a la que pueda atender desde mi experiencia y entendimiento del principio de funcionamiento, haganlá que con gusto la evacuaré 🙂
Si bien, pronto llega la primavera, no olviden esta posibilidad porque, les aseguro, dentro de unos nueve meses tendremos frío de nuevo 🙂
Buenos fuegos!